jueves, febrero 01, 2007

Bajo tierra

"Lo que hay que sufrir por la mierda del amor"

Y resulta que el bonometro que llevaba no vale, así que un gesto señalándolo y luego a la taquilla, el volumen de voz subido más de lo normal y el guardia de seguridad convencido de que ha dado la explicación conveniente a un extranjero.

En la taquilla, la cola que uno elige siempre es la más lenta y el que se cambia es para peor. Se me caen diez céntimos y me encuentro diez euros. Todo eso en el tránsito del tren al metro.

Y por los pasillos se pueden oir esas grandes verdades de la vida que la gente piensa en voz alta.


Extraído con permiso de "Aves de interior" de James P. Oldtown.

Etiquetas:

3 comentarios:

Blogger La taberna del androide ha dicho...

Hostia tío! esto me ha hecho pensar... y sabes que no es normal en mi.
Lo der las colas, qué gran verdad... aplicado en todas las ramas posibles de la vida. Qué jodido lo del amor, qué jodido...

Postdata: Anda que... mira lo que me ponía en la casilla de verificación de palabra "jumxmea".

5:13 p. m.  
Anonymous loto ha dicho...

Y qué tiene que ver el bonometro con el amor???
Alguna taquillera a la vista???
;-P

3:15 p. m.  
Blogger Swi ha dicho...

No, niña Loto, lea usted bien:

"Y por los pasillos se pueden oir esas grandes verdades de la vida que la gente piensa en voz alta"

3:46 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal