miércoles, agosto 03, 2005

Sin conservantes

"Aquel día compramos yogures, de esos de sabores con pedacitos de fruta que tienes que pararte a masticar antes de tragar. Yo tenía muchas ganas de tomármelos, los hubiera abierto en la misma tienda y me los habría comido todos, pero esa no era la idea. Los guardamos, tú en la nevera y yo en la despensa. Después te fuiste, pero como habíamos quedado en que nos los comeríamos los dos juntos, los miro y te espero.
Espero que para cuando vuelvas no se hayan echado a perder"


Extraído con permiso de "Aves de interior" por James P. Oldtown

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal