sábado, julio 02, 2005

Viajar en tren

Para empezar podríamos decir algo que por obvio se pasa por alto y no es menos cierto; en tren se viaja con las ruedas en el suelo y no flotando entre las nubes.

Tiene de bueno que te lleva, aunque ha de ser por los raíles sin ningún tipo de excepción ni posibilidad de improvisación. Te lleva, por lo que no tienes que preocuparte de manejar y puedes ocuparte de otros menesteres. Como transporte público colectivo, puede ser agradable hacer vida social, conocer gente, relacionarte o tener una inmersión cultural si viajas por el extranjero.

Mas hay que tener en cuenta algo muy importante, que el tren tiene su horario y sus paradas; hay que estar en el momento adecuado y saber que el mismo tren no pasa dos veces.

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Pero las casualidades son tan maravillosas que al perder un tren, tal vez en el siguiente, encuentres el mejor asiento.

Recorrería el mapa del espacio en tren contigo, tete.

Mil besos de colores. Ros

7:11 p. m.  
Blogger dragon negro ha dicho...

como en la vida misma los trenes son como oportunidades que solo se tienen una vez, pero que hacer ¿subir? ¿bajar? Al igual que las oportunidades hay trenes que no sabes donde te llevaran, o si sera mejor o peor de lo que era...

un saludo!!!

8:14 p. m.  
Anonymous Noctum rex ha dicho...

La casualidad del tren se encuentra en el trallecto escogido. Deseas continuamente, mientras observas por la ventanilla, que tu destino sea maravilloso. La casualidad nace de una ilusion a vivir un poco de aquello que el tren no nos da fisicamente pero si nos hace llegar mentalmente, placer, nerviosismo,¿habrá alguien esperando en la estación? son infinidad de cosas que podemos esperar estando sentados en un vagón

8:30 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal