sábado, junio 18, 2005

Adiós a mi árbol favorito

El hombre contra la naturaleza, la eterna contienda. La Torre de Babel, las alas de Ícaro.

Ayer lo vi talado. Cortado a un metro del suelo, pero aún se podía ver su "culpa". En la isleta de la parada del 25 ó el 26, a los años, había hecho parte de sí una barandilla; la había hecho ceder y luego la había asimilado en su tronco. Muchos años de lento crecimiento para poco a poco anotarse una victoria que una sierra mecánica iba a atajar en escasos minutos.

Me comprometo como homenaje póstumo a colocar aquí la fotografía que siempre quise hacer, pero que ya no será como la pensé.

Adiós a mi árbol, adios a ese plátano o castaño de indias. Quizá se alegren los alérgicos, pero para mí quedará el pesar de saber perdido al que desafió y venció; al que creció por encima de los impedimentos, a la supremacía de la naturaleza sobre la barbarie humana.

Quizá la primavera que viene vuelva a brotar...






2 comentarios:

Blogger dragon negro ha dicho...

es una pena que talen arboles tan ancianos, arboles que ha costado tanto ver crecer... esperamos esa foto.

un saludo!!!

7:40 p. m.  
Anonymous venganza de los justos ha dicho...

Las cosas siempre tienen un final, a veces te lo esperas a veces no y la vida también es así. Siempre nos quedará el recuerdo. Un besote!!!

1:45 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal