jueves, junio 16, 2005

De los deseos y las contradicciones

Nos empeñamos en querer lo que no tenemos y cuando lo conseguimos, lo despreciamos.
En vacaciones nos aburrimos y cuando trabajamos estamos deseando tener tiempo libre.

¿Es mejor no tener nada que hacer que estar muy ocupado?

Respondo yo mismo. Si estás ocupado, al menos, el tiempo pasa más deprisa. No hay nada peor que tener que estar en un sitio sólo por estar y hacer el paripé.

De momento me mantiene la historia de la factura 237. Y, por el mismo precio, garabateo en papel mensajes que luego transcribo a esta bitácora de viaje estático.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal