lunes, enero 17, 2011

El aceite, el Sistema Métrico Internacional y el ser concreto, arbitrario o hacerse entender.

Tiempo ha ya de aquél en que la arroba era algo más que un símbolo ligado a los correos electrónicos, los galones no sólo los llevaban los militares, que los recipientes eran como se hacían y salían más o menos iguales o diferentes y que la estequiometría todavía no estaba ni en pañales.

Desde entonces e incluso de antes, ya existía la cocina, porque comer, mejor o peor, se comía. A través de la tradición oral fueron pasando las recetas de generación en generación y hoy en día muchas de ellas perduran, aunque también hay quién se dedica a perpetrar engendros.

No quisiera pecar yo de quisquilloso y pretenda que en una receta se den las cantidades precisamente medidas, por otra parte porque tampoco es que haga falta tanta exactitud, pero tampoco debería ser la cosa tan peregrina.

"y a continuación agregue un chorrito de aceite"

- ¿Y cuánto aceite es un chorrito?

Decía que -aunque tampoco estaría de más, podrían poner "y a continuación agregue 5 cl de aceite" pueda resultar demasiado perfeccionista, bien podría haberse dado la equivalencia en cucharadas soperas, que al fin y al cabo se tienen y son más o menos iguales quizá con menos diferencia de lo que pueda ser para mí o para otra persona un chorrito.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal