lunes, julio 07, 2008

Diccionario de mandos

En todo este tiempo que llevo viviendo solo, he ido acumulando en mi posesión diferentes aparatos destinados al entretenimiento, por ejemplo este ordenador desde el que escribo este blog. Aunque éste no fue el primero. La historia se inicia con un combo tv+dvd que adquirí a muy buen precio para tener dónde ver los partidos del Mundial de Fútbol de 2006 celebrado en Alemania. Sí, antes de eso no tenía televisión en casa, y tampoco la necesidad de tenerla, de hecho, la uso poco. Y de ese uso trata en parte este texto.

Muchos meses después, posteriormente a la adquisición de este ordenador, me hice con un sistema de altavoces 2.1 para acompañar a un disco duro externo en el que contener películas y discos (por supuesto mis copias de seguridad personales sacadas de los originales, todos, todos compraditos por lo legal) y con eso completamos el gran centro multimedia: El ordenador para gestionar los archivos, el disco para almacenarlos, y la tele y los altavoces para reproducirlos. Todo perfecto, todo estupendo, todo como debe ser.

Pero empiezan los problemas: Resulta que los mandos a distancia respectivos de la tele y el disco externo se hacen interferencias e intergerencias y envían órdenes cruzadas a los receptores contrarios, por lo que hay que estudiar muy bien la ubicación de cada aparato y la manera de disparar a cada uno las órdenes con los mandos. Poco a poco uno va cogiendo la práctica y la adversidad queda resuelta.

Mas una vez más los aviesos designios del destino tratan de cebarse conmigo, la pila del mando del disco duro autoejecutable se termina y sin ella, bueno, sin el mando, no hay manera de hacerlo funcionar a través de la tele.

De primeras, la contrariedad casi hace a uno plantearse la rendición y dedicarse a otros menesteres en vez de a ver una película, pero el carácter tenaz y la imaginación me llevan de la mano a la solución definitiva:

Elemento opaco cubriendo el sensor de rayos infrarrojos del combo y mando de éste mismo apuntando al análogo del disco duro. Ensayo-error, prueba correlativa de los botones y anotación del efecto causado en el disco. Al poco, papel y bolígrafo en mano, elaboro el Primer Diccionario Packard Bell-Airis y me acomodo para disfrutar de una sesión casera de cine.



Packard Bell----------- Airis
ENTER ------------------ VOL-
BACK -------------------- SLEEP
AV. PAG-------------------MENU
RE. PAG -----------------P+
DOWN -------------------OPEN/CLOSE
VOL+ --------------------RED
VOL- --------------------F.REV
MUTE -------------------TIMER
SUBTITTLES ------------SUBTITTLES
FOTOS-------------------SEARCH
MUSICA -----------------ZOOM
FWD ---------------------MENU
POWER ------------------3

2 comentarios:

Blogger el trampero ha dicho...

Mi problema con los mandos son las pilas. A veces pienso en hacerme con uno de esos mandos universales que sirven para todo, incluso para rascarte la espalda.
¿Es necesario poner pilas a un mando para rascarte la espalda?

Muy bueno el link de la Rendición de Breda.

12:59 a. m.  
Blogger el trampero ha dicho...

Vago!
Procrastinador!

9:39 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal