martes, julio 25, 2006

Adiós Sevilla, hola Madrid

Este es el fundamento exacto de la técnica de cambiar de un lado a otro sin moverse del sitio.

Puede que nos hayan vendido, puede que haya sido oportunismo puro; en cualquier caso, enmedio estamos nosotros, más fuera o más dentro, pero con dudas e incertidumbre.

Y mientras tanto a esperar y a no mostrar las cartas hasta que no lo hagan los otros; quizá a mover algunos hilos como un titiritero.

No será mejor de lo que ha sido, pero podría no estar mal. O podría ser otra cosa por voluntad o no.


Nota del autor: Este texto fue originalmente escrito el 7 de julio. A día de hoy estoy avocado a ir a un lugar del que casi se podría decir que estuve huyendo, aunque temporalmente. Ironías de la vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal